top of page

De gorilas a felinos salvajes: Un viaje épico a través de la belleza de Uganda

Por Sol de Aubeyzon.

Sol y el guía en búsqueda de gorilas en Uganda

Quiero comenzar este texto con una frase medio trillada pero muy cierta al fin, y es que uno no es el mismo después de viajar, pero Uganda te da vuelta la cabeza, te pone patas arriba todos los pensamientos que tenias antes de viajar, incluso el estilo de vida que llevabas. Quiero destacar que este viaje no podría haber sido posible de la manera que lo fue, tan maravilloso, sin el acompañamiento de Salvaje Travel, de Tere y Clari, sus guías.

Hace rato que venía craneando en mi mente la idea de hacer este viaje, mi objetivo era ver gorilas. Pensaba en cómo iba a ir, donde me iba a alojar, cómo iba a conseguir los permisos, me tiraba un poco abajo estar tan perdida.

Apenas llegué la conexión entre las otras personas que viajaban, así como con las guías y los guías que manejaban el jeep fue increíble, hicieron un viaje que ya era espectacular, más espectacular aún. Fue realmente una aventura con todas las letras, todos los días teníamos actividades y no solo era ver animales si no la otra cara del viaje, entrelazarse con su gente, con su cultura, fue realmente enriquecedor conocer como viven los ugandeses, que actividades realizan y por sobre todas las cosas cooperar con un turismo sustentable, Clara y Tere ayudan a una escuelita/orfanato y nosotros con este viaje también.


Dejo algunas fotos de mi viaje, lo demás se cuenta solo.


Y a ustedes, que están pensando en viajar con ellas, solo les digo que te deja con sed de más, desde ahora deseo que todos mis viajes sean con Salvaje Travel.


Pd: ¿Te imaginas corriendo en la selva buscando Chimpancés? Bueno yo no me lo imaginaba ni en sueños, pero pasó y fue increíble. 😊


Luego de este breve resumen paso a detallar un poco cómo fueron los días en este país hermoso:


Día 1: El primer día fuimos llegando en cuotas, como era el día de llegada era libre es decir no había nada en el Itinerario, pero Tere la guía nos ofreció a quienes llegábamos un poco mas temprano ir a buscar a la legendaria y prehistórica ave “pico de zapato”. Nos embarcamos en una pequeña canoa por el lago Victoria, realmente alucinante, costo encontrarla, pero finalmente lo logramos y de ñapa pudimos sacar fotos al atardecer en el pantano.

Picozapato en la rivera en el lago Victoria. Uganda
Picozapato (Balaeniceps rex)

Día 2: El día dos nos dividimos en 3 Jeeps y por ende 3 grupos los cuales iban a permanecer juntos el resto del viaje, quiero destacar que con las personas que me toco compartir el Jeep, hoy en día conservo una hermosa amistad. Nos presentaron a quienes iban a ser nuestros guías locales y comenzamos la aventura. Nos fuimos directo a buscar rinocerontes blancos a Ziwa. Luego de un viaje increíble por las rutas de Uganda llegamos a la reserva, donde buscamos a los rinocerontes a pie. ¡Luego de ver un rinoceronte amamantándose! Fuimos a almorzar en la misma reserva, quiero comentar eso y va para todo el viaje: la comida fue realmente increíble tanto en los hoteles como en los lugares donde íbamos parando. Las habitaciones son compartidas y los hoteles son hermosos desde el primero hasta el último.


Safari en Uganda, avistamiento de elefantes

Día 3 y 4: Primeros Safaris en el Parque Nacional de las cataratas Murchinson. En esos primeros safaris Uganda nos deleito con elefantes, jirafas, impalas, babuinos, y leones. Luego del Safari fuimos a ver las cataratas de Murchinson, el primer día las vimos desde un barco en el rio Nilo donde también realizamos algunos avistamientos de hipopótamos y cocodrilos y pudimos deslumbrarnos con la belleza de las cascadas. Al día siguiente fuimos a ver a las mismas cascadas, pero desde arriba, una hermosa vista panorámica. Luego de esta vista emprendimos nuestro largo viaje hacia Kibale donde buscaríamos los tan ansiados chimpancés.

Jirafa pastando en la sabana ugandesa

Día 5: Llegamos la noche anterior a un hotel impresionante en el medio de la selva de Kibale. Para mi fue uno de los mejores hoteles, la vista era impresionante, salir al balcón y estar en el medio de la vegetación. Partimos el día 5 temprano en busca de estos hermosos primates con quienes compartimos casi el 99% de nuestro ADN. Comenzamos con un breefing por parte de guías locales donde nos comentaron cual era su rol ahí y con que animales nos podíamos topar. El recorrido comienza guiado por un “Ranger” son guarda parques locales quienes llevan un arma por si las dudas. ¡A penas empezamos nos topamos con un grupo de chimpancés! Realmente tuvimos mucha suerte; ¡En un momento iba primera junto con dos personas más (Pedro y Mumi a quienes les mando un saludo) siguiendo a los chimpancés, íbamos corriendo ya que para nosotros su andar es muy rápido! En un momento el ranger nos dijo a nosotros tres que los siguiéramos corriendo así no los perdíamos de vista, Me encontré corriendo con Mumi y Pedro solos en el medio de la selva en Uganda, y no lo podía creer, parecía un sueño.

Por la tarde Tere y Clari nos tenían preparado un recorrido por una población local de Kibale, pudimos ver como convertían bananas en un jugo cristalino! Todo hecho por locales, luego bailamos con gente local y compartimos la producción de café casero desde la cosecha hasta la molienda de sus granos, donde también lo pudimos probar y estaba espectacular! Dato: si van a ir compren café, no se van a arrepentir. Este día en particular termine muy cansada, pero valió tanto, tanto la pena que lo repetiría una y otra vez.

Chimpancé de Uganda

Día 6 y 7: Nos trasladamos al parque Nacional Queen Elizabeth a un hotel impresionante, con vista a la sabana Africana con todas las letras. El Primer día realizamos un safari por el río donde pudimos ver hipopótamos a montones, búfalos de agua, aves como el águila pescadora, mas cocodrilos y avistar elefantes. Al otro día temprano las guías nos tenían preparada una sorpresa, algo que estaba fuera del itinerario, Fuimos a buscar grandes felinos con personas especializadas! Nos salimos del camino habitual en el parque y nos pusimos a buscar leones y leopardos con una antena, estos hermosos felinos llevaban un collar como parte de un programa de conservación. Para mi esta experiencia, como veterinaria que soy, fue fascinante. Pudimos ver literalmente al lado nuestro, leones y leonas y encontrar leopardos, los cuales son muy escurridizos y difíciles de avistar.

Hipopótamo tomando un baño

Día 8: Emprendemos un largo pero hermoso viaje hacia las montañas, donde nos esperaban con una fogata y comida riquísima a 2200 metros de altura. ¡El cambio de clima se hizo sentir, se recomienda llevar ropa de abrigo!


Día 9: El tan esperado día para mí. Nos íbamos a encontrar cara a cara con los gorilas de Montaña. Como es costumbre tenemos un breefing y luego nuestro ranger nos asigna una familia de Gorilas cada 7 u 8 personas. Cabe destacar que estas familias de gorilas están en el medio de las montañas de Bwindi, temprano por la mañana otros rangers salen a buscarlos e indican donde se encuentran, son familias acostumbradas a los humanos, de lo contrario no podríamos estar cerca. A mí me toco la familia mas numerosa de la montaña, la misma estaba compuesta por su Macho Alfa el famoso lomo plateado llamado Mukiza y sus 19 individuos, en su mayoría hembras con sus crías. Nos adentramos temprano en el medio del bosque, tras un trekking de 2 horas subiendo y bajando pendientes bastante empinadas y agarrándonos de lianas los encontramos. Estaba frente a frente con este impresionante primate, en un momento tuve que dejar de sacar fotos porque no lo podía creer, había cumplido mi sueño. Para ellos nosotros éramos parte del paisaje, realmente ni se inmutaron cuando nos vieron y pude estar al lado de una cría joven que se puso bastante curiosa por mi presencia. Pudimos estar una hora con ellos y parecieron dos segundos. Emprendimos nuestra vuelta de dos horas por el mismo camino, lianas, barro, pendientes, pero felices. Extremadamente Felices.


Encuentro con gorilas


Día 10: Regreso a Entebee, y Noche libre.


Día 11: Me despedí de este hermoso país el cual llevare en mi corazón por el resto de mi vida.



bottom of page